Billetes y lucha contra la falsificación

En todos los países existen normas que limitan la reproducción de imágenes de billetes. La falsificación de moneda constituye un delito y, aunque las normas no son iguales en todos los países, la reproducción de imágenes de billetes —incluso con fines artísticos o publicitarios— está totalmente prohibida en algunos de ellos. Además, en los países en los que se permite un uso limitado de las imágenes de los billetes, existen normas y requerimientos específicos. En este sitio se ofrece información acerca de la reproducción de estas imágenes y enlaces a sitios web de los distintos países con información más detallada.

Aunque las pérdidas económicas derivadas de la falsificación de moneda son generalmente limitadas para la sociedad, los principales perjudicados son los particulares y las empresas, ya que el importe de los billetes falsos no se reembolsa. La falsificación de moneda puede además socavar la confianza en el sistema de pagos, creando incertidumbre en el público cuando realiza transacciones en efectivo.

Este sitio web está administrado por el Grupo de Bancos Centrales para la Disuasión de las Falsificaciones (Central Bank Counterfeit Deterrence Group, CBCDG). El CBCDG ha desarrollado el sistema de disuasión de las falsificaciones (Counterfeit Deterrence System, CDS), con el fin de impedir la utilización de ordenadores personales, equipos y programas de tratamiento de imágenes digitales para la falsificación de billetes. Los fabricantes de aplicaciones y equipos informáticos han incorporado de forma voluntaria el CDS, que impide que los ordenadores personales y los programas de tratamiento de imágenes digitales procesen y reproduzcan las imágenes de los billetes protegidos. La tecnología no tiene capacidad para identificar al usuario de un ordenador personal o de programas de tratamiento de imágenes digitales.

Para obtener información sobre un determinado país o sobre la imagen del billete que quiera utilizar, haga clic en una región del mapa o seleccione un país o una moneda de la lista.

1.

Regiones:

Seleccione una región de la lista o haga clic en el mapa
 

Moneda:

Países:

Idiomas:

MXN – peso mexicano México Español

Autoridad responsable:

Información:

Enlaces:

Secretaría de Hacienda y Crédito Público

Ana Laura Villanueva Vega
Secretaría de Hacienda y Crédito Público
Palacio Nacional, Edificio 12,
piso 4, Colonia Centro,
Delegación Cuauhtémoc,
06000, Ciudad de México
México

Tel.: +52 553 688 1900

Marco legal

Imágenes de billetes de baja resolución

Información general sobre la reproducción de billetes:

El Banco de México no es responsable para autorizar la reproducción de billetes y monedas. En México, esta responsabilidad es de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público.

El artículo 17 de la Ley Monetaria de los Estados Unidos Mexicanos establece la prohibición para reproducir billetes o monedas nacionales o extranjeros. Lo anterior, salvo en los casos en los que lo autorice la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, solicitando previamente opinión al Banco de México.

Ninguna Ley prohíbe explícitamente reproducir billetes o monedas en contextos ofensivos o violentos (por ejemplo, como parte de material pornográfico o violento). No obstante lo anterior, siempre se ha negado el permiso para este tipo de reproducciones.

Reproducción en soportes impresos:

Se prefiere que las reproducciones sean parciales y de baja resolución, pero no es un requisito indispensable para su aprobación, pues se revisan otras cosas adicionalmente. Las reproducciones que, en la opinión del Banco Central, contribuyan o promuevan falsificaciones, o que pudieran ser confundidas con un billete auténtico, no son autorizadas.

Usualmente se requiere a los solicitantes que el tamaño de las reproducciones difiera cuando menos en un 25% con respecto al tamaño real de los billetes.

Generalmente se exige a los solicitantes que modifiquen el tamaño de las reproducciones para que difieran al menos en un 25% respecto de los billetes originales.

Reproducción en soportes electrónicos:

Se prefieren reproducciones de baja resolución, pero no hay límites previamente establecidos.